Me asomé…

Me asomé al pasado porque me había entregado al olvido. Y lo que vi me hizo recordar que estoy donde tengo que estar por mucho destrozo que la tempestad haya ocasionado.

Me asomé al futuro para saber que mi presente está formado por cada pieza rota del pasado, por cada rasguño, por cada renuncia y por todos los sueños que postergué.

Me asomé a mi presente y entendí que aunque antepuse la perfección jamás estuve cerca de alcanzarla pero hoy sé que no la necesito en mi vida.

Me asomé al pasado, al presente y al futuro y supe que solo yo tengo la responsabilidad sobre mi felicidad. Nadie más puede cargar con ese peso y mis circunstancias no están por encima de ella.

Me asomé y vi quien fui y no soy más. Quien nunca volveré a ser. Quien no quiero ser. Quien no dejaré que sea ni esté. Y volví a esa que fue pero que había dejado de ser por un error tras otro de cálculo.

Me asomé y volví a priorizarme. De mis cinco frentes invertí demasiado en uno y dejé medio abandonados otros, siempre a medio gas, siempre la mitad de todo y todos.

Me asomé y abrí los ojos. Aún hay un corazón lastimado, aún hay muchos altibajos, emociones desbaratas y acepté que hay muchas comas y puntos que no puedo borrar pero empecé a escribir un nuevo capítulo y ahora soy yo quien escribe la tilde que su vida necesita.

Me asomé y asumí que así soy yo con mi autenticidad, con una sinceridad que a veces molesta aunque sea educada. Admití que sigo levantando muros pero ya no sostengo castillos en el aire, al menos conscientemente.

Me asomé y me perdoné por las monedas que no gasté y aunque sé que estoy muy lejos del olvido y del perdón verdadero me acepté sabiendo que la confianza que se pierde jamás vuelve a depositarse. Adentré en mis más y en mis menos y encontré el equilibrio.

Me asomé para recordarme que los nunca más, los yo nunca y los para siempre son sentencias que pueden recurrirse.

Me asomé y te vi, nos vi y ahí supe que pase lo que pase vas a estar cerca de mí susurrándome que no estoy sola, que siga jugando, que la partida aún no acabó, que mis cartas son las que son y con ellas tal vez no gane pero haré la mejor jugada que pueda, que no se trata de tener siempre el as si no sé saber que hacer con toda la baraja y que no hubo un día que no apostaras por mí.

Me asomé…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: