Soneto de despedida

Hubiera gastado hasta mi último centavo contigo aun sabiendo que nada hubiese cambiado. Jamás te habría entregado aunque de dolores y lágrimas me estabas llenando. Te convertiste en mi pasado y me echaste a un lado cayendo a un precipicio del que nadie se ha salvado. Dejaste de buscarme mientras yo miraba impasible como teSigue leyendo «Soneto de despedida»

Con el amor no bastaba…

Una famosa novela de Máximo Huerta afirmaba que el amor bastaba. Y así tendría que ser si tras esa afirmación hubieran personas con corazones latiendo al unísono en el mismo lugar y al mismo tiempo. Pero las cosas se complican cuando hay arritmia o un corazón que deja de latir. La escritora estadounidense Emily DickinsonSigue leyendo «Con el amor no bastaba…»

Me asomé…

Me asomé al pasado porque me había entregado al olvido. Y lo que vi me hizo recordar que estoy donde tengo que estar por mucho destrozo que la tempestad haya ocasionado. Me asomé al futuro para saber que mi presente está formado por cada pieza rota del pasado, por cada rasguño, por cada renuncia ySigue leyendo «Me asomé…»

Levanté un muro…

Levanté un muro. Piedra a piedra cargadas con mis manos las fui colocando bien pegaditas sin dejar ni el más mínimo espacio entre ellas. Levanté un muro. No demasiado grande ni alto pero me ayudó a sentirme segura. Levanté un muro. No tenía ni puertas ni ventanas y la única forma de atravesarlo era saltando.Sigue leyendo «Levanté un muro…»