Levanté un muro…

Levanté un muro. Piedra a piedra cargadas con mis manos las fui colocando bien pegaditas sin dejar ni el más mínimo espacio entre ellas. Levanté un muro. No demasiado grande ni alto pero me ayudó a sentirme segura. Levanté un muro. No tenía ni puertas ni ventanas y la única forma de atravesarlo era saltando.Sigue leyendo «Levanté un muro…»