Soneto de despedida

Hubiera gastado hasta mi último centavo contigo aun sabiendo que nada hubiese cambiado. Jamás te habría entregado aunque de dolores y lágrimas me estabas llenando.

Te convertiste en mi pasado y me echaste a un lado cayendo a un precipicio del que nadie se ha salvado. Dejaste de buscarme mientras yo miraba impasible como te habías aislado.

Robaste cuatro vidas y sin temblar olvidaste que el espejo no miente, que nos condenaste al desastre y que al corazón nunca burlaste.

Me soltaste cuando había llegado el momento de amarrarme. Hoy a los pies de la cruz prometo dejarte y que sea el cielo quien de ti se apiade.

Un comentario en “Soneto de despedida

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: