See you!

Si vas a marcharte hazlo despacito, en silencio y sin romper nada aunque eso es imposible.

Si vas a marcharte no te despidas, no hables ni digas adiós. Las excusas y los motivos ya no valen, no importan y no cuentan.

Si vas a marcharte no abraces, no beses y no sostengas ninguna mano. Siente el vacío y la distancia.

Si vas a marcharte hazlo en invierno cuando el frío hiele lo poco que quede sin congelar.

Si vas a marcharte hazlo por la puerta de atrás, con tu maleta desconchada y tu camino de soledad.

Si vas a marcharte no dejes rastros ni huellas. Activa el modo avión y busca tu nueva dirección en el GPS. No mires atrás. Ahora nadie te sigue. Nadie te espera. Nadie te anhela. Nadie te busca.

Si vas a marcharte hazlo para no volver. El fin es el fin. El punto y final. La carpeta cerrada. La clausura. El billete solo de ida.

Si vas a marcharte asume tu pasado, tus faltas, tu ausencia, tu responsabilidad, tu pérdida y los agujeros que dejas al descubierto.

Si vas a marcharte hazlo sin huir y sin destruir lo único sólido que nos mantiene vivos.

Algún día todos nos marcharíamos, sin despedidas, sin mirar atrás, sin abrazos, huyendo rápido y haciendo ruido. Sin asumir nuestras faltas y con el GPS en una nueva dirección. Pero para algunos es más valiente quedarse. Quizás la diferencia la marca la madurez, el equilibrio, el peso en la balanza y el corazón.

A todos aquellos que os fuisteis os decimos que aquí nos quedamos algunos encajando nuestras piezas, calzando nuestros pies con zapatos nuevos, saboreando otros abrazos, midiendo el tiempo que queda hasta el olvido, tejiendo nuevos recuerdos bonitos, brindando por las ventanas que se abrieron y soñando a lo grande. Volvimos a respirar después de llevaros nuestro aire, volvimos a bailar después de dejarnos sentadas y seguimos viviendo pero no como si nada si no como todo. Lo reímos y lloramos todo. Volvimos a celebrar y continuamos adelante con nuestros sueños y nuestras vidas porque somos más fuertes los que nos quedamos y aún en los días más duros no ensombrecimos nuestra esperanza y la ilusión de renacer por dentro.

Si vas a marcharte, ¡buen viaje!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: