A-M-O-R en cuatro letras

La palabra amor es quizás una de la más buscadas, una de las más usadas y una de las pocas que tiene múltiples definiciones. Y es que su significado puede ser muy distinto para cada uno de nosotros.

Pero mi entrada de hoy no trata de definir lo que es el “amor”, al menos no un amor cualquiera sino un A-M-O-R en cuatro letras. Y ¿qué es ese amor? ¿Qué tiene ese amor que no tenga otro?

Ese amor es aquel que sabrás que es porque lo habrás soñado. Es ese amor que quizás no hayas experimentado nunca pero conocerás de su existencia. Es ese amor que se fijará en tus partes buenas y aceptará las menos buenas. Y que de tus defectos hará oportunidades y caminos.

Es un amor de cuatro letras que crecerá a tu lado, contigo, en tu misma dirección y de forma paralela. Despertará tus sentidos, ahogará tus miedos y acallará tus demonios. Es un amor sin culpas, sin límites y sin atajos. Es el amor del para siempre y del jamás. Es el amor pleno, continuo, sin redes y con solera. Es el amor que no se esconde y que no recula. Es el amor que siempre tiene la mejor jugada, el as de oros y el jaque mate de cualquier partida que la vida quiera jugar.

Un A-M-O-R de cuatro letras es el que se queda aún teniendo ganas de salir corriendo. Es el que te espera con una taza de té caliente, el que te guarda el último trozo de tarta y te cede el final de su helado. Es para quien siempre hay un plato de caliente en su mesa, una cama con sábanas limpias y todas las horas de una madrugada para hablar.

Ese es el amor de quien perdió algunas batallas, que arrastra cargas y porta mochila. Que aprendió a mirarse al espejo, que un día voló y navegó contra viento y marea. Cuando la marea bajó y el cielo se llenó de estrellas comprendió lo inmensamente pequeño que somos. Ese es el amor del sabio que mantuvo la esperanza porque en ella residen los sueños.

Un A-M-O-R de cuatro letras es un amor que perdura en el tiempo, que no improvisa, que construye unos buenos cimientos y no tapa agujeros. Es el amor de las miradas, de las caricias y del futuro. Es un amor que es refugio, salvavidas, oasis en medio del desierto, luz en la oscuridad, solución y no problema, amigo y amante, que está presente y no causa ausencia, que aclara y no perturba, que es confianza, verdad y fidelidad, que es rostro y no espalda. Es un amor que no es dolor ni tristeza.

Si por suerte conocen este amor agarren fuerte cada una de sus cuatro letras para que nada ni nadie pueda separarlas porque juntas dan sentido a nuestra vida. No olviden cada mañana que todos y cada uno de nosotros somos el A-M-O-R de cuatro letras de alguien así que no reparemos en esfuerzo y cariño.

2 comentarios sobre “A-M-O-R en cuatro letras

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: