¡Fin de curso!

Y sin saber ni cómo ni de qué forma se acaba un nuevo curso escolar. Uno muy diferente, único e irrepetible. Uno que formará parte de la historia y que no será uno más porque puso a toda la comunidad educativa a trabajar más junta que nunca sin olvidar a quien había que cuidar y proteger. Y ellos de eterna sonrisa se han adaptado a cada restricción sin quejas ni lamentos.

No ha sido un camino fácil, lleno de sobresaltos e improvisaciones. Distancias, flechas, entradas y salidas distintas, protocolos que cambiaban cada semana, sin abrazos ni besos. Salpicados de geles desinfectantes, bocas cerradas, parcelados en el patio y almuerzos silenciosos.

Pero hemos salido adelante y lo hemos hecho mirando cada día hacia delante porque un día pasado era un día vencido. Y hemos vuelto a ser confinados muchos pero eso no nos ha impedido cumplir con nuestros objetivos porque si por algo nos caracterizamos los maestros es porque nunca decimos “no” a nada pese a que a veces no contamos con el apoyo suficiente.

Y me quedo con todos y cada uno de los alumnos con los que este año conviví porque si algo me enseñó este curso que acaba es que un año más me han enseñado ellos a mí más cosas que tal vez yo a ellos. No los vi bajando los brazos nunca, ni perdiendo la paciencia, tampoco exigiendo y rechistando por llevar mascarilla. Son héroes sin capa pero combatieron al bicho usando su mejor arma “seguir adelante”, vivir el momento como eso un momento más que antes o después acabaría.

Y mañana sí, nos saltaremos algún que otro protocolo para darles un abrazo que cure todas las heridas que no pudimos evitar, que seque las las lágrimas que no pudimos detener y les mostraremos lo orgullosos que estamos de todos y cada uno de ellos por haber superado este curso pandémico.

Las clases se quedarán vacías, no habrá alboroto en el pasillo ni pelotas botando en el patio. Archivaremos exámenes, recogeremos murales, limpiaremos armarios y prepararemos el curso próximo con toda la ilusión de vivirlo en normalidad. Un poquito de todos nuestros alumnos va quedando en nosotros, recuerdos y anécdotas, aprendizajes y algunas risas.

¡Oh, pequeños! Disfrutad de vuestro verano. Este año más que nunca os lo habéis ganado. Nadie ha conseguido nunca lo que vosotros habéis conseguido. Quizás no seáis conscientes pero algún día entenderéis lo importante que fue este curso en vuestra vida y en la de todos los profesores que lo hemos compartido con vosotros.

¡Feliz verano!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: