Pequeños momentos grandes historias

Nos pasamos la vida preparándonos para los grandes momentos, los grandes acontecimientos y los hechos que marcarán nuestra vida o eso creemos ciegamente porque así nos educaron desde niños.

Esos grandes momentos son la graduación en la universidad al finalizar tus estudios, una boda de ensueño, el nacimiento de tu primer retoño con fotógrafo en la sala y así un sinfín de grandes momentos que vivimos tal cual autómatas.

Quizás porque me hago mayor, quizás porque viví muchos grandes momentos o quizás porque algunos de ellos le sobraron a mi historia es por lo que aprendí a valorar los pequeños momentos que la vida me regala día a día.

Los grandes momentos están pensados, organizados e ideados al milímetro y para una mente cuadriculada como lo mía es sencillo y natural la organización de esos grandes momentos. Y puedo decir que lo disfruto como nadie y los lleno de detalles que redondean el momento. Fui la protagonista de algunos grandes momentos y para mí guardo lo que sentí en cada uno de ellos porque pase lo que pase siempre estarán en mi memoria.

Pero nuestra historia también se nutre de esos pequeños momentos que nos acompañan cada día. Ese café de las mañanas recién hecho mientras enciendes el ordenador y activas tus neuronas, ese ¡buenos días amiga! de quien sabe sacarte lo mejor aunque estés en un momento peor, esos abrazos de ¡bienvenida a un día más! que te llenan de energía, las risas delante del tupper de cada mediodía y esos besos de ¡buenas noches mami Silvia!

Acostarse en unas sábanas recién planchadas que huelen a lavanda, escuchar tu canción favorita en el metro, encontrar esa frase que define tu pensamiento del día, que alguien te ceda el paso, flores de papel encima de tu mesa, encontrar una moneda en un bolsillo, abrir el bolso y encontrar un dibujo hecho con unas manitas que te comerías a bocados…cada uno define su día con sus propios pequeños momentos…

Lo importante es descubrir esos pequeños momentos que nos templan el alma y nos dibujan una sonrisa cada día porque cada día cuenta por malo o bueno que sea. Y… ¿qué sabemos si lo malo se convierte en bueno y éste en malo?

Vamos por la vida soñando en los grandes momentos cuando nuestra vida está plagada de miles de pequeños momentos que son los que cuentan verdaderas historias porque son los que nos definen, los que nos dan a conocer, los que nos abren las puertas del corazón de otros y, ¿qué es de nosotros sin eso? Está genial quererse a uno mismo y es necesario hacerlo, enamorarnos de nosotros mismos, pero es genial entrar en el corazón de otros y sentirse arropado.

Los grandes momentos siempre van a estar ahí esperándonos y llegarán a nosotros antes o después pero los pequeños momentos hay que descubrirlos no con los ojos si no con la mirada de quien aprendió después de perder algunas batallas.

Un comentario en “Pequeños momentos grandes historias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: