43 razones por las que sonreír

365 días más han completado mi nueva vuelta al sol. Echo la vista atrás y no puedo creer lo rápido que han pasado mañanas y noches. Tal vez porque los he vivido intensamente, tal vez porque hice que contaran y no solo sirvieran para descontar tiempo. Este año no fue el de los pasos deSigue leyendo «43 razones por las que sonreír»

¡Feliz cumpleaños Pequeña Campanilla II!

Y mañana es tu día, ese en el que sacas de esa manita tres deditos y nos enseñas lo mayor que te has hecho. Y mientras tus ojos se llenan de luz y alegría los míos resplandecen porque tú te reflejas en ellos. Viniste cuando mis cartas estaban boca abajo y el destino parecía oscuroSigue leyendo «¡Feliz cumpleaños Pequeña Campanilla II!»

¡Feliz cumpleaños Pequeña Campanilla I!

No puedo creer que hayan pasado nueve años desde que me acosté aquella noche sin saber que sería la última que te tendría dentro de mí. De repente y sin esperarlo le diste un vuelco a mi vida y asomaste esa carita. Cuando nuestras miradas se cruzaron por unos pocos segundos entendí lo que eraSigue leyendo «¡Feliz cumpleaños Pequeña Campanilla I!»

Mi vuelta al sol

Una vuelta entera al calendario y hoy volvió a colocarse el sol justo en el mismo punto donde hace unos cuantos años atrás abrí por primera vez mis ojos y exhalé mi llanto más fuerte al encontrarme de frente con este mundo. No sé cuántos ojos miraban aquella escena ni cuántos corazones pudieron encogerse alSigue leyendo «Mi vuelta al sol»

¡Feliz cumpleaños Pequeña Campanilla II!

A cuarenta y ocho horas de cumplir tus dos añitos, me siento a tu lado y mientras observo tu independencia me doy cuenta que en este último año aprendiste a algo más que a caminar tú sola. Cada día me calzo las deportivas porque sé que acabaremos corriendo y jugando al pilla – pilla enSigue leyendo «¡Feliz cumpleaños Pequeña Campanilla II!»

¡Feliz cumpleaños Pequeña Campanilla I!

Estos son tus últimos días de casi ocho años. Y mientras tú ríes, yo deseo con todas mis fuerzas que el tiempo se detenga. Creces demasiado rápido, empiezas a dejar tu inocencia y ves caer tus fichas de dominó. Y aunque a veces te digo que prefiero que llores tú a llorar yo, créeme amorSigue leyendo «¡Feliz cumpleaños Pequeña Campanilla I!»