Conocidos en lo desconocido

Fuimos el vals del final de una boda y ahora somos dos canciones que suenan a un ritmo distinto. Fuimos todas las flores blancas de un jardín y ahora somos solo tallos verdes que perdieron sus espinas. Fuimos la silueta y la sombra y ahora somos dos personajes que ya no se reflejan el unoSigue leyendo «Conocidos en lo desconocido»